domingo, 13 de abril de 2014

Un desayuno para Quincy Jones: Stormy weather

Quincy Jones y Frank Sinatra, grabando It might as well be swing 1964
No ha sido valoradamente como merece la responsabilidad de Quincy Jones en el éxito de Frank Sinatra y de sus temas más reconocidos como The best is yet to come, por poner un ejemplo de sobras conocido. J. Randy Taraborrelli en su libro Sinatra, a su manera comenta "si queremos tener un disco de Sinatra, éste debe ser It might as well be swing ya que en él se ofrece las mejores interpretaciones del cantante" No creo que esta afirmación sea demasdiado correcta pues la discografía del cantante es muy amplia pero sí creo entender lo que Taraborrelli nos quiere decir. Se trata del sonido Sinatra, sobradamente comentado en este blog. De ese sonido son directamente responsables músicos como Nelson Riddle, Billy May y de manera especial Count Basie y Quincy Jones, con quienes Sinatra llegó al súmmum de su carrera como vocalista. It might as well be swing de 1964 al que se refiere Taraborrelli, es uno de los mejores ejemplos de ello. Este LP está grabado con la orquesta de Count Basie y los arreglos de Quincy Jones. Lo mismo ocurría con el posterior Sinatra-Basie y con el legendario Sinatra at The Sands que, publicado en 1966, recogía los mejores momentos de la exitosa gira que Frank Sinatra ofreció en Las Vegas junto a Basie y Jones y que recupera la verdadera esencia del cantante sin pasar por el filtro del estudio de grabación. 
Frank Sinatra rodeado por la orquesta de Count Basie, flanqueado por Quincy Jones y el mismo Count Basie
A mediados de los sesenta, la relación de Sinatra con Quincy Jones fue muy estrecha, sobretodo y precisamente, durante sus giras en Las Vegas. La anécdota que sigue procede de una entrevista que Nancy Sinatra hija hizo a Quincy Jones, entrevista que se titulaba Cuando Frank Sinatra hacía de cocinero. El conocimiento de este artículo se lo debo a mi amigo Francisco Machuca, admirador del LP It might as well be swing, del que prefiere, por cierto, el tema I can't stop loving you.



Durante la entrevista de Nancy, Quincy Jones recuerda lo sucedido, mientras preparaba sus arreglos para el disco It might as well be swing: "Recuerdo cuando hice los arreglos del disco de tu padre y Basie. Trabajábamos en los estudios de Warner Bros. Frank estaba en un bungaló y al lado Dean Martin tenía su camerino. Tu padre me puso allí  para que escribiera los arreglos y me pasé un fin de semana trabajando. Me quedé dormido hacia las siete de la mañana del lunes. Hacia los ocho llamaron a la puerta. y era tu papá vestido con un uniforme del ejército, diciéndome, ¿cómo te gustan los huevos?. Fue como despertarme en un sueño, con Sinatra preparándome el desayuno"

Esta es la anécdota. Frank Sinatra estaba vestido para el rodaje de la película El Coronel Von Ryan y por eso se presentó vestido de uniforme. Las tempranas horas en las que Sinatra se despertaba cuando estaba trabajando son famosas y no solo recordadas por Quincy Jones. También Julio Iglesias recordó una anécdota parecida pero esta vez parece que eran las siete de la mañana cuando Frank tocó a su puerta. En cualquier caso, la experiencia culinaria de Sinatra como cocinero bien se debe reducir a estos desayunos o a alguna esporádica receta de pasta heredada de su madre que le gustaba preparar para sus amigos. En su casa de Palm Springs Frank tenía una cocina estupendamente equipada pero, en la práctica del día a día y aunque fuera un auténtico gourmet, el cantante solucionaba su hora de comida con algún raquítico sandwich como muestra esta fotografía tan reveladora:

Volviendo a Quincy Jones, me gustaría destacar esa magia que tenía lugar cuando los dos músicos colaboraban juntos. Totalmente en desacuerdo con el autor J. Randy Taraborrelli, creo que el LP L.A. is my lady, grabado en 1984, es otra buena muestra de ello, además de una acertada acutalización del estilo que ya fuera su sello de identidad en los sesenta, así como una gran reunión de legendarios músicos de jazz que tuvo como resultado un gran trabajo. Y si no veamos, como colofón de esta entrada, un buen ejemplo de lo que puede ocurrir cuando se juntan la voz de Frank Sinatra y la música de Quincy Jones. ¡Estalla la tormenta!



sábado, 1 de marzo de 2014

Drinking again (Frank Sinatra/Edward Hopper connection) y una versión distinta de I get a kick...out of you

Nighthawks (Edward Hopper)
Siempre he creído que si el artista norteamericano Edward Hopper fue una influencia definitiva en la estética de la gran época de Hollywood, sus pinturas, sus ambientes y sus habitaciones cerradas (como señala Francisco Machuca en su blog) suenan a la voz de Sinatra, pasada de whiskey, una noche a las tres de la mañana, cantando eso de Drinking again. Suenan a decadencia. Por eso no es de extrañar que algún graciosillo haya versionado el Nighthawks de Hopper incluyendo en la barra del bar a Frank Sinatra, Marilyn Monroe y JFK.
Versión alterada del Nighthawks con Sinatra, JFK y Marilyn Monroe.
Pero, volvamos al asunto. ¿No suena el Nighthawks a humo de tabaco y por tanto, a la voz de Frank Sinatra? Yo le pongo fácilmente una banda sonora a esta pintura. El tema Drinking again fue grabado por Sinatra en 1967 y sonaba así de contundente: 

Esta era la versión original. Recientemente hemos conocido la versión alternativa que no llegó a salir a la luz y que resulta sensiblemente distinta. Es la siguiente:



Desde luego, hay diferencia, hasta en la letra. Pero no sé con cuál quedarme. La segunda versión forma parte más de la sesión de ensayos. Pero hay alternativas en sus giros de voz realmente interesantes. Incluso el piano suena distinto. Pero, como ya he dicho, no se puede decir que la original sea peor. Lo único que tengo claro es que si las pinturas de Hopper suenan a algo, es a Frank Sinatra. Y a la música nocturna que hoy nos ha acompañado por las esquinas de la madrugada.


Para terminar, añado un video de una versión grabada a comienzos de la década de los setenta, de la canción I get a kick out of you, con un ritmo swing algo más relajado que en cualquiera de las grabaciones de estudio que realizó de este tema.


domingo, 16 de febrero de 2014

My heart stood still, en clave de swing

My heart stood still es un clásico de Richard Rodgers y Lorenz Hart compuesto en 1927 para la obra Connecticut Yankee. Artie Shaw en 1939 adaptó una buena versión para su banda y posteriormente fue versionada por Chet Baker, Ella Fitzgerald o The Mamas and The Papas. Frank Sinatra la grabó en una versión muy lenta, con fondo de cuerda, para el LP The Concert Sinatra (1963) Nunca había escuchado su versión de swing de este tema. De hecho esta versión que veremos en el siguiente video se llegó a grabar en estudio pero nunca fue publicada en ningún LP de Sinatra. Probablemente la razón de ello es que a My heart stood still le sienta mejor el ritmo de balada y el acompañamiento de cuerda. Para salir de dudas, veremos las dos versiones. A ver con cuál nos quedamos. La versión swing pertenece a la década de los cincuenta mientras que la balada ya pertenece a los sesenta y recupera l a versión de The Concert Sinatra.




lunes, 10 de febrero de 2014

Adil Farooq: London by night (by Frank Sinatra)

Fotografía de 1953, antes de un concierto en el London Palladium. Frank Sinatra fuma en pipa

Encontré este corto maravilloso rodado por Adil Farooq. La intención de Farooq es vestir con imagenes la voz de Sinatra. No sé si Londres de noche está cercana a estas imagenes o se asemeja más a nuestra imaginación a través del tapiz que impone la voz, adornando de niebla los rincones que ya están desprovistos de ella o tamizando las luces de una ciudad eterna que se confunde con otras ciudades, más íntimas, más propias, en las primeras horas de la madrugada, cuando realmente emerge y cobra sentido la voz de Sinatra. Ya vimos que Frank Sinatra grabó esta canción para el álbum Great songs from Great Britain (1962) Anteriormente había grabado otra versión para el LP Come fly with me (1958) La que acompaña las imagenes de Farook es la de 1962 Después veremos la de 1958:



Frank Sinatra-London By Night from CHEER UP PRODUCTIONS on Vimeo.

Así sonaba en 1958:

Frank Sinatra por las calles de Londres en 1962

domingo, 2 de febrero de 2014

Lonesome man blues (Frank Sinatra & Louis Armstrong)

Un momento de relax en el estudio (década de los cincuenta)
Tenemos la oportunidad esta noche de relajarnos con el blues de Frank Sinatra y Louis Armstrong, grabado para un especial de televisión en 1952 Es una filmación muy curiosa ya que Frank Sinatra, en una de las pocas ocasiones que recuerdo, se acompaña con el piano en directo, mientras canta junto a Satchmo este Lonesome man blues, tema compuesto por Sy Oliver y estrenado por el propio Sinatra para la película Meet Danny Wilson (Joseph Pevney. 1952). Frank Sinatra grabó en el estudio Columbia el single Lonesome man blues un 21 de junio de 1951

Como ya hemos dicho,esta canción se estrenó en la película Meet Danny Wilson. La secuencia es muy simpática. Frank canta gamberramente desde una celda mientras juega una partida de cartas:

Frank Sinatra y Louis Armstrong no grabaron juntos en estudio pero nos dejaron otra gran colaboración en directo. De nuevo el blues les unió para coronarse con este The birth of the blues:

Aquí doy por terminado este tiempo relajado de blues. Cuando Satchmo y Frank Sinatra se unen, difícilmente pueden salir mal las cosas.
En esta estupenda imagen podemos ver el micrófono que capta la voz de Sinatra y Armstrong grabando el The birth of the blues que acabamos de ver.

miércoles, 29 de enero de 2014

South of the border! Frank Sinatra, detenido en Torremolinos

Frankie's Cafe, el bar del Hotel Pez Espada, de Torremolinos (Málaga)
Cuando hoy caminamos por el Hotel Pez Espada de Torremolinos (Málaga) su ambiente parece querer remitir a los viejos años de gloria en que la estancia era habitada por estrellas de Hollywood y personajes famosos de la época. Sensación reforzada a la hora de entrar en el Bar del hotel. Allí, toda la decoración nos remite a Frank Sinatra y los cócteles tienen el nombre relacionado con algún aspecto de la vida del cantante. De hecho, el propio local se llama Frankie's Cafe Y es que en 1965 un Frank Sinatra de 49 años estuvo rodando la película Coronel Von Ryan (Mark Robson. 1965) cuyos exteriores se filmaron en Europa. El rodaje de esta película fue especialmente escabroso en lo que a la vida sentimental del cantante se refiere. En septiembre de 1965 rodaron exteriores en Italia, al mismo tiempo que Ava Gardner rodaba también exteriores para La Biblia de John Huston, en la misma zona del país. La prensa sensacionalista sacó tajada de la noticia y creaban de la nada titulares como "Los belicosos Sinatra coinciden en la misma ciudad, en diferentes películas" Los fotógrafos de la prensa italiana ofrecieron 160.000 liras a Frank Sinatra por una sesión de fotos junto a su ex mujer. El cantante dobló la cantidad a cambio de asestar unos cuantos directos a los paparazzi. No llegaron a ningún  acuerdo. De hecho, probablemente Ava y Frank no se vieron las caras en toda su estancia en Italia. Por aquel momento Ava Gardner estaba demasiado interesada en su compañero de reparto George C. Scott, con quien mantuvo otro tormentoso idilio a pesar de que era un hombre casado. O precisamente por ello. Pero, también durante este rodaje, Frank Sinatra conoció por accidente a Mia Farrow. Fue anteriormente, en octubre de 1964 cuando, por error se coló en el estudio de la Twenty Century-Fox donde coincidió, cara a cara, con Sinatra que disfrutaba de uno de los descansos del rodaje. Por aquel entonces, Mia Farrow rodaba la serie Peyton Place.
Frank Sinatra y Mia Farrow, pocos días después de conocerse

Pero, probablemente, el suceso más escabroso durante el rodaje de El Coronel Von Ryan ocurrió en España. Más concretamente en Torremolinos (Málaga), donde también se encontraban captando exteriores. Eduardo García Maroto, director de producción de películas norteamercianas rodadas en nuesto país, fue testigo del siguiente suceso. El 19 de septiembre de 1964 Frank Sinatra se encontraba hospedado en el Hotel Pez Espada de Torremolinos. Ese día concedió una entrevista a Avellaneda, periodista del diario Pueblo. Durante la entrevista, Frank Sinatra se ausentó un momento para acudir al baño. A su regreso, la actriz cubana Ondina Canibano, que también se encontraba en dicho hotel, se acercó al cantante con intención de saludar. El periodista Avellaneda quiso inmortalizar el encuentro con una fotografía y Sinatra malinterpretó la situación como un montaje para acusarle de mantener una relación con aquella actriz. El cantante arrojó la cámara rompiéndola contra el suelo. Ondina Canibano, molesta, arrojó al rostro de Frank los restos de su copa. El cantante la agarró por el pelo, al parecer, con intención de arrastrarla por el suelo. Algunos presentes evitaron que los hechos llegaran a más y el periodista Avellaneda tuvo que salir "por piernas", perseguido por los escoltas de Frank Sinatra.
Frank Sinatra, en el Hoterl Pez Espada

Frank Sinatra fue denunciado por el fotógrafo de Avellaneda y la Policía Nacional acudió al hotel, para tomarle declaración. Francisco Romera Estremera, chófer del cantante, recuerda: "llegaron muchos policías, pero él se negó a salir de su habitación". Ante la situación Eduardo García Maroto intentó negociar con la Policía, advirtiendo al comisario jefe de la mala imagen que nuestro país tendría en todo el mundo, a partir de aquella noticia. Así, los policías abandonaron el hotel pero, tres días más tarde, volvieron. Frank Sinatra fue detenido por desacato a la autoridad con 25.000 pesetas de multa. Gracias a su intercesor, a las pocas horas, pudo abandonar España. Eso sí, antes de hacerlo, escupió sobre un retrato de Francisco Franco gritando "jamás volveré a este jodido país repleto de bastardos fascistas". El odio hacia España es ya parte de la leyenda en la vida de Frank Sinatra. No volvió hasta la década de los ochenta, cuando el general paquito ya era historia...degraciada historia.
Diario Pueblo
Imagen de Frank Sinatra en Torremolinos
Frank Sinatra abandona el Hotel Pez Espada y entra en su coche
Por si no hubiera tenido bastnate en el pasado, con las aventuras taurinas de Ava Gardner en España, Frank terminó de odiar a nuestro país en este incidente. Pero, como por costumbre, en este blog nos quedamos con la calidad artísitica del cantante y no con su vida quiero terminar el post con un tema titulado South of the border (down Mexico way) y otro más titulado It happened in Monterey, en una versión casi inédita, en directo desde Vancouver. Aunque la calidad sonora del primer video deja mucho que desear, es un documento histórico ya que se trata del estreno de la canción, en 1953. Por cierto, tema arreglado por Nelson Riddle. South of the border... al sur de la frontera, al menos en España, nunca fue buena experiencia para Frank Sinatra.



miércoles, 22 de enero de 2014

De Rudyard Kipling a Frank Sinatra: On the road to Mandalay

Frank Sinatra en el estudio de grabación. Sesiones para el LP "Come fly with me" (1957)

Una de las canciones más extrañas que ha grabado Frank Sinatra se incluyó en el álbum Come fly with me, ese álbum de viajes que dio la vuelta al mundo y se titulaba On the road to Mandalay. Se trata de una canción swing pero con unos cambios de ritmo y una orquestación que la convierten en algo especial. Fue grabada en octubre de 1957 y el arreglo de Billy May está destinado a recrear una atmósfera exótica para trasladarnos a Mandalay (la antigua capital de Birmania) y para ello, utiliza instrumentos de viento poco usuales y algunos cambios de ritmo que pueden resultar algo extraños. Pero la historia de esta canción es también muy controvertida. El tema fue estrenado por Sinatra en este álbum y está compuesto por Oley Speaks sobre el poema de Rudyard Kipling titulado Mandalay. Este poema fue publicado en 1892 en la colección de Kipling Barrack Room Ballads y es un texto dedicado a la antigua capital de Birmania, colonia británica de 1885 a 1947, haciendo referencia a la Antigua Pagoda de Mawlamyine (nombre actual de la antigua Mandalay)

Rudyard Kipling
Lo cierto es que Frank Sinatra estrenó la canción en 1957, con el lanzamiento del álbum Come fly with me y en ella se utilizaban las dos últimas estrofas del poema de Kipling, para las dos últimas estrofas de la canción, a modo de homenaje al poeta nacido en Bombay. Este no fue el problema. Pero la familia heredera de Kipling consideró que el ritmo de la canción, con base swing, era totalmente inapropiado y podía ser considerado una burla al poema de su padre. De este modo, el álbum Come fly with me fue distribuido en Gran Bretaña sustituyendo el tema On the road to Mandalay por el de Chicago. Sin embargo, dos años más tarde, Frank Sinatra cantó On the road to Mandalay durante un concierto en Australia, explicando y bromeando sobre las objeciones de la familia Kipling hacia aquella canción. A continuación veremos el texto del poema y cómo la canción estrenada por Frank Sinatra utiliza solo la primera y la última estrofa, destacadas aquí en negrita.

 By the old Moulmein Pagoda, lookin' lazy at the sea,
There's a Burma girl a-settin', and I know she thinks o' me;
For the wind is in the palm-trees, and the temple-bells they say:
"Come you back, you British soldier; come you back to Mandalay!"
                    Come you back to Mandalay,
                    Where the old Flotilla lay:
                    Can't you 'ear their paddles chunkin' from Rangoon to Mandalay?
                    On the road to Mandalay,
                    Where the flyin'-fishes play,
                    An' the dawn comes up like thunder outer China 'crost the Bay!

'Er petticoat was yaller an' 'er little cap was green,
An' 'er name was Supi-yaw-lat — jes' the same as Theebaw's Queen,
An' I seed her first a-smokin' of a whackin' white cheroot,
An' a-wastin' Christian kisses on an 'eathen idol's foot:
                    Bloomin' idol made o'mud —
                    Wot they called the Great Gawd Budd —
                    Plucky lot she cared for idols when I kissed 'er where she stud!
                    On the road to Mandalay . . .


When the mist was on the rice-fields an' the sun was droppin' slow,
She'd git 'er little banjo an' she'd sing "Kulla-lo-lo!"
With 'er arm upon my shoulder an' 'er cheek agin' my cheek
We useter watch the steamers an' the hathis pilin' teak.
                    Elephints a-pilin' teak
                    In the sludgy, squdgy creek,
                    Where the silence 'ung that 'eavy you was 'arf afraid to speak!
                    On the road to Mandalay . . .


But that's all shove be'ind me — long ago an' fur away,
An' there ain't no 'busses runnin' from the Bank to Mandalay;
An' I'm learnin' 'ere in London what the ten-year soldier tells:
"If you've 'eard the East a-callin', you won't never 'eed naught else."
                    No! you won't 'eed nothin' else
                    But them spicy garlic smells,
                    An' the sunshine an' the palm-trees an' the tinkly temple-bells;
                    On the road to Mandalay . . .

I am sick o' wastin' leather on these gritty pavin'-stones,
An' the blasted Henglish drizzle wakes the fever in my bones;
Tho' I walks with fifty 'ousemaids outer Chelsea to the Strand,
An' they talks a lot o' lovin', but wot do they understand?                 
Beefy face an' grubby 'and —
Law! wot do they understand?
I've a neater, sweeter maiden in a cleaner, greener land!
On the road to Mandalay . . .

Ship me somewheres east of Suez, where the best is like the worst,
Where there aren't no Ten Commandments an' a man can raise a thirst;
For the temple-bells are callin', an' it's there that I would be —
By the old Moulmein Pagoda, looking lazy at the sea;
                    On the road to Mandalay,
                    Where the old Flotilla lay,
                    With our sick beneath the awnings when we went to Mandalay!
                    On the road to Mandalay,
                    Where the flyin'-fishes play,
                    An' the dawn comes up like thunder outer China 'crost the Bay!


(Mandalay, Rudyard Kipling)

A continuación la canción censurada en Gran Bretaña, On the road to Mandalay, en su enérgico estreno (1957) Por cierto, que a Frank Sinatra nunca le gustó este tema. Si lo cantó alguna vez en directo, fue para fastidiar a la familia Kipling. Siempre trató de cantarla en territorio británico.






Fotografía de Mawlamyine, antigua Mandalay