lunes, 18 de abril de 2016

Frank Sinatra Jr: As we remember you

Frank Sinatra arregla el pañuelo en el bolsillo de Frank Sinatra Jr. Año 1965
"El hijo de Frank Sinatra" Tu temprana muerte sorprendió a todos los que admirábamos a tu padre y dieciocho años después de la suya todavía no queremos pensar que aquella voz haya enmudecido para siempre. Tu hermana Nancy, declaró ayer que todavía no puede hacerse a la idea de que has muerto y ya hace un mes que te fuiste. Verdaderamente, tu fulminante desaparición me ha empujado a recapacitar un poco sobre tu "papel" en esta vida, a la sombra del más grande.

Así como te recordamos o, al menos, así como yo te recuerdo, siempre me has parecido un chaval alegre, sincero y quiza el más auténtico de tus hermanos, aunque haya habido ocasiones en las que haya pensado lo contrario. No debe ser fácil. No creo que sea fácil ser el hijo de Frank Sinatra. Para ponerme en "tu papel" debo hacer un ejercicio de imaginación. Primero, imaginarme cómo debe ser tener un padre y después imaginar, que tu padre sea Frank Sinatra. Por supuesto, por aquello de la sangre o simplemente, por no defraudar o porque lo llevas impreso en tu ADN, tuviste que dedicarte a la música, como tu hermana  Nancy. Pero de manera muy diferente. Nancy Sinatra encontró su propio sonido y tuvo un éxito ligado al pop, incluso al rock and roll de los sesenta,  que tu padre tanto odiaba. Pero tú te dedicaste a la música con el sonido Sinatra y lo hiciste sabiendo que siempre ibas a estar a la sombra del gran Francis Albert. Y lo hiciste sin complejos. Ni siquiera llegaste a parecerte a él pero siempre salías con dignidad al escenario cubriendo excelentes interpretaciones. que el público raramente sabía apreciar porque esperaban ver al Frank Sinatra, padre. Técnicamente, eras perfecto. Tenías al profesor en casa. Tu registro era menor, y lo sabías; y sabías que las comparaciones con tu padre iban a estar siempre ahí, al acecho. Pero fuiste cantante y lo hiciste bien. Y no debió ser fácil. Como tampoco debió ser fácil ser secuestrado, solo porque Frank Sinatra ocupaba un estatus social demasiado elevado y una influencia política demasiado peligrosa, fuiste objeto de un secuestro y tu padre pago por tu rescate. Debieron ser dos días muy largos. 240.000 dólares sirvieron para devolverte a casa. 

8 diciembre 1963 Frank Sinatra comunica a los medios el secuestro e su hjo, Frank Sinatra Jr.
Dos días después y 240.000 dólares menos, Frank Jr. es liberado
Trato de ponerme en tu lugar, Frank Jr. Eras el hijo del artista del momento, de uno de los más grandes artistas del siglo. Te empleaste a fondo. Comenzaste actuando en Las Vegas a un ritmo trepidante y creciste como cantante, formándote en la orquesta de Duke Ellington. Viviste en la carretera. Reclamabas tu puesto, tu nombre y no "ser el hijo de Frank Sinatra", aunque eras consciente de que Las Vegas era su territorio y tú actuabas allí por eso. También colaboraste en programas televisivos con tu hermana Nancy o con Dean Martin y Sammy Davis Jr. y también probaste suerte en la gran pantalla. En tu no demasiado abundante discografía, podemos rescatar dos títulos memorables: "As I remember it", un tributo a tu padre y el último disco de tu carrera "That face!" de 2006 

Así como te recrdamos, fuiste honesto. Decía tu padre que tenías suficiente talento para triunfar por ti solo, sin su ayuda y que nunca se entrometería en tu carrera musical. Así lo hizo. Tú te reconocías como el mayor fan de Frank Sinatra, su mayor admirador, y ni siquiera osabas pensar en ser el continuador, en llegr a parecerte ni siquiera un poquito. Pero reconozco que en el último concierto que ofreciste en directo, con motivo del centenario del nacimiento de tu padre, rozaste la perfeccción y fue en ese momento, cuando más te pareciste a él, eligiendo sabiamente unas canciones memorables. 
Llegaron los noventa y tu papel fue trascendental, realmente conmovedor y lleno de aquella honestidad que reflejábamos antes. Tu padre quiso volver a los escenarios, no podía parar de actuar. Su vida era eso. El escenario. No te lo pidió, era orgulloso para ello. Pero tú te ofreciste a acompañarle en todas sus giras, haciéndote cargo de la dirección de la orquesta. Pero no solo fue eso. Si olvidaba la letra, tú se la recordabas. Si olvidaba los autores de las canciones, ahí estabas tú para hacer una broma, aprovechar la situación para hacer un chascarrillo... en una palabra, estabas ahí para mantenerlo en pie sobre el escenario. Sé que el gran Francis Albert te lo agradeció y sin que lo esperaras, te invitó a participar en su disco "Duets II", cantando junto a él "My kind of town (Chicago)", un dueto memorable que en alguna ocasión hemos recordado aquí.  En este video podemos ver cómo presentais la gira:

Frank Jr acompaña a su pare en el estudio de grabación
En tu carrera musical huías de las canciones que había interpretado tu padre, así que el repertorio a interpretar era escaso. Frank Sinatra había interpretado los grandes clásicos del jazz y tú querías huir de las comparaciones. Sin embargo, obtuviste mayor éxito cuando versionaste a tu padre. Pocas veces coincidisteis sobre el escenario pero en 1969, casi rozando la parodia, interpretabais "All or nothing at all" reconocido como el primer éxito de Frank Sinatra. Es un video lleno de complicidad, de encanto y con el que queremos decirte adiós, Frank Jr. Decimos que te has ido demasiado pronto pero solo es que, quizá, para nosotros siempre fuiste joven.




sábado, 13 de febrero de 2016

Each day...is Valentine's day (As time goes by)


Abriendo el primer álbum con el que Frank Sinatra inauguraba su inolvidable etapa con el sello Capitol, titulado "Songs for young lovers"(1954), encontramos el inmortal My funny Valentine de Rodgers y Hart que también inauguraba el trabajo del cantante con el arreglista Nelson Riddle. Versión intemporal por la que no pasan los años ni las épocas, eternamente fresca y moderna, y eternamente adecuada para escuchar todos los catorce de febrero. 


Pero, para este año, retrocedemos en el tiempo a 1942 Aquel año Frank Sinatra todavía trabajaba como vocalista principal para la orquesta de Tommy Dorsey cuando en las grandes pantallas de los cinemas norteamericanos, ellas caían en los brazos y en el rostro pétreo de Humphrey Bogart, ellos apuraban los últimos tragos en garitos destartalados y medio vacíos, naufragando en los ojos de Ingrid Bergman y todos soñaban con un París libre de ensueño. Michael Curtiz presentaba aquel año, la mítica Casablanca. Tardaría unos años en entonar los eternos acordes de As time goes by,  el bueno de Frank. Lo haría en una primera versión, muy desconocida, a finales de la década de los cuarenta pero sería el 12 de septiembre de 1961, en una grabación para el último LP con Capitol, titulado irónicamente Point of no return, bajo arreglo musical de Axel Stordahl, cuando dejó su mejor versión. Casi cuatro décadas más tarde, el cantante recuperó este clásico que nunca había interpretado en directo. Eligió al guitarrista Tony Mottola para que hiciera el acompañamiento en un dueto íntimo  en el que Frank, con su ya rasgada voz de la década de los ochenta, interpretaba una suave y melancólica As time goes by de aires europeos que facilitaban los acordes de Mottola. Sorprendentemente, el rastreo interminable por la red, invita a otro viaje en el tiempo. En esta ocasión y con permiso de los más cinéfilos, vamos a sustituir a Humphrey Bogart por Sinatra y vamos a situar a Ingrid Bergman en la escena, en plena década de los ochenta. Frank Sinatra vuelve a cantar, solo con acompañamiento de piano, As time goes by. La grabación proviene de un video y no es de muy buena calidad pero merece la pena su visionado. Frank Sinatra aparece en el minuto cuatro del video. ¡Feliz catorce de febrero!

video



viernes, 15 de enero de 2016

Our town, el musical dirigido por Delbert Mann

Paul Newam y Frank Sinatra (1955)
En 1955 Delbert Mann dirigió un episodio de la serie televisiva "Producers' Showcase" que supuso una adaptación musical de la obra teatral Our town, escrita por Thornton Wilder en 1938 La obra describía la vida corriente de los vecinos de un pequeño pueblo ficticio llamado Grover's Corners entre 1901 y 1913 La obra alcanzó su mayor éxito en Broadway y ganó el Premio Pulitzer. 


Los tres protagonistas de la adaptación televisiva: Paul Newman, Eva Marie Saint y Frank Sinatra, ensayando.


En la adaptación que Delbert Mann lleva a cabo en 1955 (junto a David Shaw) la obra se musicaliza contando con los compositores Sammy Cahn y Jimmy Van Heusen. Sus protagonistas son Paul Newman, Eva Marie Saint y Frank Sinatra en su primer papel dramático para televisión y el único hasta que en 1977 protagonizó el episodio policíaco Contract on Cherry street (William A. Goldwyn) para NBC. En Our town Frank Sinatra realiza el papel conductor del episodio, el narrador, la voz en off y en ocasiones, la voz de la conciencia de los protagonistas. Esta película para televisión es muy desconocida y solo fue reproducida en una ocasión, el 19 de septiembre de 1955 Como curiosidad, es necesario resaltar la primera participación de Nelson Riddle como director de orquesta y arreglista en una producción televisiva. Frank Sinatra, además del tema que da el título a la película, curiosamente interpreta la canción Love and marriage. Es una curiosidad poder ver completa esta extraña producción televisiva tan desconocida.

Frank SInatra lleva un parr de batidos para los chicos
Eva Marie Saint y Frank Sinatra durante un número musical de la película
Disfrutemos de esta rareza:




jueves, 17 de diciembre de 2015

The first Noel

Fotografía de un especial televisivo navideño, con las dos familias reunidas, la de Dean Martin y la de Frank Sinatra
No podemos dejar pasar esta estación del año sin señalar la importancia de Frank Sinatra como cantante de aquello que en Norteamérica es conocido como "Christmas songs" y que en España denominamos villancicos. De hecho, la canción que nos ocupa hoy es más villancico que "Christmas song" porque relata una historia bíblica, ya que, a pesar de lo que se pueda sospechar a partir del título, The first Noel narra el pasaje del nacimiento de un "Salvador" que supuestamente alumbró una mujer virgen, en Belén (ciudad que, curiosamente, no existía en tal época), esto es, la historia del nacimiento de Jesucristo. Extraño para un norteamericano cantar esta canción y alejado de las costumbres estadounidenses, no en vano, es justo señalar que el primero en cantar este villancico fue Nat King Cole. Además, es preciso recordar que el orígen de esta canción es un himno inglés, titulado The first Nowell que dataría de 1800 y que alude directamente a los tradicionales cuentos de navidad. Fue publicado por primera vez en 1823 en el cantoral "Himnos y cuentos de Dios" Posteriormente, en 1871, fue arreglado musicalmente por John Stainer y publicado en "Cuentos. Viejos y nuevos" Su composición no es usual entre el estilo de las canciones populares inglesas y debemos buscar sus orígenes algo más próximos a los salmos, los cçanticos y los libros de himnos de las iglesias. Quizá esta sea la explicación para que esta canción siempre tenga un sonido antiguo que la hace perdurar en el tiempo como si su origen fuera de la mano con el origen del mundo.
Partitura de 1879 
La letra de la canción alude directamente a la anunciación de los ángeles y la adoración de los pastores y los magos de oriente. Esta estrofa no deja lugar a la duda: "Nowell, Nowell, Nowell, Nowell. Born is the King of Israel". 


Dejando de lado la indiscutible belleza musical de esta pieza, veremos a continuación una insólita versión de Frank Sinatra que, en la década de los ochenta, canta The first Noel para la producción especial que Father Peyton's Family Theatre realizó para televisión. El cantante italoamericano grabó esta canción en 1957 para el LP A Jolly Christmas with Frank Sinatra. Muchas vueltas hemos dado ya alrededor de las contradicciones morales, políticas y de pensamiento que a lo largo de su vida puso en práctica Sinatra. Este es un nuevo ejemplo de ello.  Este programa televisivo tiene su orígen en el programa radiofónico religioso Family Theatre que permaneció en antena, en la Mutual Broadcasting System, desde febrero de 1947 a septiembre de 1957, algo parecido a lo que posteriormente se conocerá como Radio María. Este programa fomentaba el rezo en las familias norteamericanas. Una vez más, resulta incomprensible cómo Frank Sinatra, con un pasado ideológico comunista, pudo prestarse a participar en este programa producido por la más que dudosa fundación que en aquella época comandaba el Padre Peyton. Quizá habría que buscar sus razones para ello en las labores humanitarias que desempeñó durante toda su vida, pero con mayor ahínco aún, hacia el final de su carrera. Dicho sea de paso, concretamente este show televisivo de la Family Theatre estaba destinado a recaudar fondos para las familias más necesitadas y desfavorecidas de la sociedad norteamericana. Aquí tenemos la clave y perfecta justificación de la participación de Sinatra en este show, en el que incluso termina estrechando la mano del sacerdote. Como dato curioso, la actuación de Sinatra se funde con imágenes donde unos actores recrean el nacimiento de Jesucristo y la adoración de los pastores, en un decorado que quiere representar el portal de Belén. Algo bastante inusual también para la sociedad norteamericana. Tomemos esta entrada como una mera curiosidad, ya que se trata de una actuación muy poco conocida de Frank Sinatra y de una interpretación insólita por lo que representa la colaboración con The Family Theatre. Para The Family Theatre, numerosos fueron los artistas que prestaron su colaboración, entre los que podemos encontrar nombres como Gene Kelly, Lucille Ball, Shirley Temple, Bob Hope, Henry Fonda, Robert Mitchum, Gregory Peck, Irene Dunne, James Stewart, Bing Crosby o Charlton Heston. Ahora sí, vemos la actuación de Sinatra interpretando The first Noel y nos despedimos por esta temporada deseándoles a todos unas felices fiestas.



viernes, 4 de diciembre de 2015

Llega diciembre, el mes de Sinatra. Estas son nuestras próximas citas con el cantante.

Frank Sinatra en 1970 con el Oscar por el Premio Humanitario Jean Hersholt (tercera estatuilla en su vitrina: una por "The house I live in", otra por "El hombre del brazo de oro" y esta última)
Comenzamos aquí una nueva entrada para el blog de Frank Sinatra en la que trataremos varios temas. Los aficionados al cantante echamos de menos los documentos videográficos de los conciertos en Las Vegas que Sinatra ofreció con la orquesta de Count Basie, sobretodo, en la segunda mitad de los sesenta. Esta excelente versión de "Nancy (with the laughing face)" que data de 1970, aunque no pertenece a esos conciertos, es fiel reflejo de aquel sonido, de aquella perfección. En la siguiente traducción intentamos recuperar el sentido concreto de cada frase, en esta versión:

video

Nancy (cuando sonríe)

Si no la veo cada día, la echo de menos
Ah, qué momento, cada vez que la beso
Creedme, tengo una debilidad: Nancy, cuando sonríe.

Ella toma el invierno, y lo convierte en verano
e incluso el verano podría tomar unas cuantas lecciones de ella
Imagina una muñeca, con ropa de encaje,
esas es Nancy, cuando sonríe.

¿Alguna vez has escuchado las campanas de la Misión repicando?
Bueno, esto te reconfortaría del mismo modo
Cuando ella habla, pensarás que está cantando
aunque solo diga "¡Hola!"
Deja a Betty Grable, Lamour o a Turner
Ella llegará a tu corazón como ninguna otra
No hay ángel que pueda reemplazar
a Nancy, cuando sonríe.


Como hemos dicho, el mes de diciembre es el mes en que nació Frank Sinatra. Concretamente, el próximo sábado 12 de diciembre, el cantante hubiera cumplido cien años y ese día se van a realizar diversas celebraciones alrededor del mundo, recordando la música que ha convertido a esta figura universal en un referente musical inmortal. Además, el pasado 2 de diciembre, se celebró en Las Vegas el All Star Grammy Concert Sinatra 100 con la participación del incombustible Tony Bennett y algunas estrellas del momento como Lady Gaga, Alicia Keys, Celine Dion, Garth Brooks, Usher, John Legend, Carrie Underwood, Tirsha Yearwood o Adam Levine. Este concierto de dos horas de duración será televisado el 9 de diciembre en la cadena CBS. 
Frank Sinatra fotografiado para la portada del LP Come dance with me

Por nuestra parte, no podíamos quedarnos de brazos cruzados. La exposición del Centenario de Frank Sinatra, organizada por el Ateneo Jaqués, ha legado ya a Madrid donde permanecerá hasta el 13 de diciembre. La exposición se puede visitar en la Biblioteca Manuel Alvar (C/ Azcona, 42). Y el sábado 12 de diciembre celebraremos el cumpleaños de Frank con un recital de poesía dedicado al cantante y un audiovisual en el que repasaremos su vida a través de su música. Será a las 12 del mediodía, en el Salón de Actos de la Biblioteca Manuel Alvar. Así mismo, el 14 de diciembre, en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Independencia, en Zaragoza, a las 19'30 hablaremos de Sinatra en una conferencia audiovisual titulada "One & only Sinatra: Su vida a través de su música" en la que me acompañará el escritor, dramaturgo, poeta, editor y sinatrólogo Raúl Herrero

Seguro que Sinatra estaría encantado de brindar con todos aquellos que estamos celebrando su centenario

O quizá mejor con el amigo Jack...
En cualquier caso, recomendamos visitar nuestra exposición del Centenario de Frank Sinatra que estos días está en Madrid y el día 12 asistir a nuestro pequeño homenaje/vermut, a las 12 del mediodía en la Biblioteca Manuel Alvar. Dejamos ahora un aperitivo con alguna imagen de esta exposición. 

The look of Sinatra, por Antonio Callau

.
Fly me to the moon, de Juan Luis Borra

jueves, 19 de noviembre de 2015

Sinatra the clown: Predilección por los payasos

Década de los cuarenta. Frank Sinatra practica una de sus mayores aficiones, la pintura, con uno de sus más repetidos clichés: la figura del payaso.
Todo aquello que somos en la vida adulta se puede rastrear en nuestra infancia, entendiendo al hombre o a la mujer como una consecuencia lógica de las vivencias de aquel niño o de aquella niña que fuimos. En los últimos meses he estado consultando las informaciones más fiables sobra la infancia de Frank Sinatra en Hoboken. Desde luego, a pesar de no contar con los agobios económicos de la mayoría de familias que convivían en little Italy, digamos que no sería la infancia más deseada. Con sus progenitores fuera de la casa familiar constantemente, la soledad del pequeño Franky fue extrema y necesitó hacer del lujoso aparato de radio que su madre comprara para uno de sus cumpleaños, su mejor amigo. No es de extrañar, entonces, que la compañía del niño se redujera a Russ Columbo, Al Jolson, el jovencito Bing Crosby, en años posteriores, o piezas de música clásica con las que Frank disfrutaba, según su madre, de manera anormal. De hecho, los primeros amigos de su edad que tuvo Franky acudían a su casa tan solo para escuchar la radio. Digamos que "mamma Dolly", no solo compraba un aparato de radio. También compraba las amistades de su pequeño. Entre tanto, los padres de Sinatra regentaban el Marty O'Brien, un bar donde servían alcohol durante la prohibición; allí, el pequeño Frank, harían sus primeros pinitos como cantante, a cambio de las monedas que le lanzaban los parroquianos. Algunos amigos de la infancia, vecinos de los Sinatra, también inciden en la soledad como un aspecto decisivo en aquella etapa de la vida de Frank. Aseguran que no era difícil encontrar al futuro cantante, observando el vacío, con la mirada perdida a través de los cristales de alguna ventana. Probablemente Marty, el padre de Frank, estaba en el trabajo, de bombero, mientras Dolly desempeñaba sus funciones de abortista ilegal, en el propio sótano del domicilio. Frank estaba solo, en la planta calle y probablemente, pudiera oír los gritos de las adolescentes deshonradas que desfilaban por la casa de los Sinatra. Esta primera soledad, estas primeras experiencias, estos primeros recuerdos, sin duda, pueden marcar una vida entera. 
Frank adolescente, en las playas de New Jersey.

Pero este lado amargo de su infancia se veía recompensado, de vez en cuándo. Había dos actividades con las que el niño Frank disfrutaba más que con cualquier otra. Una de ellas era acudir a las cercanas playas de New Jersey donde los vecinos de Hoboken disfrutaban como en un día de campo. Otra de las primeras atracciones que arrancó la sonrisa del pequeño Frank, fue el Circo. Solían montar un circo en New Jersey por el que desfilaban los mejores payasos del país y Frank se prendó de ellos.  ¿Puede esto explicar su fijación por los payasos? Creo que, al menos, una parte de esa atracción hacia la figura del payaso está aquí, en su infancia, pero indudablemente existe una segunda parte, adulta, quizá más interesante.
De nuevo, década de los cuarenta. Frank Sinatra, con su hija Nancy en su regazo,  junto al famoso payaso neoyorquino Emmet Kelly, el payaso triste por excelencia.
Sinatra fue un apasionado de la pintura durante toda su vida y como hemos visto en la foto que inaugura esta entrada, dedicó varios cuadros al payaso y al circo como leit motiv, sobretodo, a partir de la segunda mitad de la década de los treinta y la década de los cuarenta. Pero es necesario esperar a 1957 para que la concepción que Sinatra tiene del clown, cambie radicalmente. Frank Sinatra rueda la cinta The joker is wild bajo la dirección de Charles Vidor. Una dramática e interesante película donde Sinatra interpreta al comediante y cantante neoyorquino Joe E. Lewis. En la vida real,  Lewis rechazó una oferta para seguir actuando en el Green Mill Cocktail Lounge, local que regentaba Al Capone, para "fichar" por The New Rendezvous, otro local regentado, en este caso, por la banda rival de Capone. Como consecuencia, Lewis fue asaltado en su habitación del Hotel Commonwealth. Fue mutilado (le cortaron las cuerdas vocales) y lo dejaron medio muerto, truncando para siempre su carrera artística. Lewis tuvo que "malvivir" por clubs nocturnos, haciendo el papel de mimo, o de payaso mudo (ya que no podía hablar) y ganarse de este modo, el pan con el que subsistir.  Sinatra interpreta en la película el caso de Lewis, con gran realismo. Resulta destacable la interpretación de la canción "All the way" incluida en la interesante banda sonora de la película. Al parecer, la historia de Joe E. Lewis, del que Sinatra ya era amigo mucho antes de rodar The joker is wild, conmovió profundamente al cantante. Aquí tenemos la segunda concepción del payaso. Un payaso triste, mudo, solitario, al que el mundo le da la espalda.
Frank Sinatra como Joe E. Lewis.
La desgraciada vida de Joe E. Lewis marcó a Frank Sinatra. Por esta razón, interpretarla en la gran pantalla se convirtió en uno de sus grandes retos y a la vez, en uno de sus grandes placeres. La caracterización de Sinatra para la etapa de Lewis como payaso es la viva imagen del abandono y la trsiteza más absolutos. Además, después de filmar The joker is wild, el cantante comienza a grabar uno de sus LPs más memorables y que mejor reflejan la soledad: Only the lonely. La portada de este LP es un contundente autorretrato pintado por Sinatra que no deja lugar a las dudas: 
Autorretrato de Frank Sinatra para su disco Only the lonely. Evidentemente, basado en su imagen como Joe E. Lewis.


A partir de ese momento, los payasos sonrientes abandonan por completo la obra pictórica de Frank Sinatra. Solo concibe al clown como un reflejo del abandono, la soledad, la tristeza y la incomprensión. Es fácil ver reflejada, de nuevo, aquella soledad que invadió su infancia, en la casa de Hoboken, esa necesidad de encerrarse en el mundo interior cuando el exterior te ha propinado una patada, te ha rechazado.

Este payaso sufriente, perfectamente podría ser la contraportada de Only the lonely. Se considera esta obra un retrato a Emmet Kelly

Otra obra de Frank Sinatra. El clown, en la soledad del camerino, parece horrorizado por su propia imagen en el espejo.
¿Volcó Sinatra su soledad en estas obras? ¿Purgó en ellas las horas más aciagas de su infancia? Creo que la respuesta es claramente afirmativa. En cuanto a Joe E. Lewis, será necesario contar cómo continuó la historia de su vida. En 1961 Sinatra contrató a Lewis para estrenar su nuevo sello discográfico Reprise con él. Quiso ayudar de esta manera al comediante y cantante que en aquella época había refugiado su frustración en el abismo del alcohol. Lewis grabó y como consecuencia salió a la venta el disco "It is now Post Time", uno de los pocos ejemplos de Lewis trabajando como comediante en vivo y por ello, un disco histórico.
"Acabo de celebrar mis cincuenta años... Podría tener el cuerpo de un chaval de 28 si no hubiera pasado tanto tiempo bebiendo con Joe E. Lewis" -Frank Sinatra, en el Sands- (1966)


En cualquier caso, resulta interesante que Frank Sinatra rescatara el lado más amargo de la figura del clown, para hacerla suya, propia, como hiciera también con cada canción que interpretaba. Veremos algunos ejemplos más:
Frank caracterizado con el director Charles Vidor.


En 1956 Frank Sinatra es entrevistado en el programa Person to Person por Edward R. Murrow y muestra a la audiencia norteamericana su nueva casa emplazada en Santa Monica. Es una entrevista algo atropellada porque Frank debe volar a Las Vegas para dar un concierto pero resulta interesante por varios aspectos. En primer lugar, vemos cómo Sinatra muestra orgulloso una fotografía dedicada del Presidente Rossevelt (al que apoyó firmemente), lo que nos remite a sus primeras tendencias políticas. También resulta importante destacar los dos Oscar que luce en una estantería de su casa. Uno es el más conocido por el público, otorgado por su papel en De aquí a la eternidad. El otro es un Oscar menor, concedido por el cortometraje The house I live in. Es curioso cómo el cantante reconoce que su mejor interpretación no ha sido premiada por la Academia. Habla de su papel protagonista en El hombre del brazo de oro. Después Frank, enseña su cocina (y su equipo japonés de cocineros) Es hacia el minuto 10 del video cuando vemos al cantante junto a uno de sus cuadros donde representa, de nuevo, a un payaso. Pero cuando Edward Murrow le pregunta si hay alguna pintura original de Sinatra en la casa, él lo niega y enseña otro cuadro, que hay junto al payaso y que le regaló un amigo suyo. Curiosa y extraña actitud. Sin duda, para estudiarla. Como dato adicional, advertir que el payaso del cuadro que aparece es un payaso sonriente. Estamos en 1956, un año antes de rodar The joker is wild (en español, titulada La máscara del dolor) Lo vemos:



Como vemos, no solo hay que hablar de música cuando se habla de Sinatra.Hay muchos más temas que abordar. Su extraña relación con la figura del clown resulta interesante. El payaso que prefiere Sinatra no es el que hace reír. Al menos, no a juzgar por sus últimas pinturas y por el excelente LP Only the lonely donde él mismo se representa como uno de esos payasos tristes. El último reflejo de esta plasmación del clown como reflejo de la pena, sin duda, es la canción Send in the clowns que resume también a la perfección este extraño "Circo Sinatra" donde ningún espectador ríe, donde ningún espectador existe. La función de Sinatra parece estar representada para espectros que miran de soslayo y desaparecen. 

Aquí, un Frank Sinatra más joven, caracterizado de manera muy distinta, de payaso sonriente.



viernes, 23 de octubre de 2015

"La voz", por Manel Cano




"LA VOZ"

Todo comenzó hace ya unos cuantos años, en una clase de canto con el tenor Alberto Canet-Muga. Estábamos visionando vídeos de cantantes líricos y analizando las diferentes voces, cuando en un momento dado y por alguna asociación de ideas que no recuerdo, le pregunté:

"Alberto,  ¿y Sinatra?"

(En aquel entonces, Sinatra apenas era una vaga y lejana referencia para mi)

El profesor se quedó un par de segundos en silencio y concluyó que era otro tipo de voz; buena para su estilo, pero alejada de lo que teníamos entre manos entonces.

No insistí, pero aquella respuesta quedó guardada en algún entresijo de mi memoria. Y un día despertaría con ella mi curiosidad por la voz de Sinatra, significando el inicio de mi admiración hacia la figura del cantante por antonomasia de música popular; hacia "La Voz".

Las clases de canto estaban orientadas a conseguir un sonido grande, potente, con una impostación, prácticamente, lírica. Gracias a mi profesor aprendí a apreciar las grandes voces de la ópera, que hasta enconces, no me habían llamado mucho la atención. En aquella época cantaba más parecido a Tom Jones o  Nino Bravo que a Sinatra, para que nos entendamos. Y me sentía muy a gusto con esa nueva voz. 

Después de dejar las clases, comencé a aplicar la nueva técnica a mis canciones, pero no me acababa de convencer del todo. En las más enérgicas funcionaba bien, pero en las intimistas no me acababa de sentir cómodo.

Y entonces, busqué a Sinatra.


Y lo que encontré me sedujo. Descubrí una voz viril, más timbrada que la de la mayoría de cantantes pop, con un componente de graves que la hacía sumamente atractiva a mis oídos. Una voz con un bello y expresivo vibrato; con un fiato* bien apoyado en el diafragma, que le permitía afrontar las frases más prolongadas, alargando sílabas, hasta conseguir un efecto dramático inaudito para mi, hasta entonces. También descubrí su perfecta dicción que hacía las letras claramente inteligibles. Era aquella una voz capaz del más suave susurro y del agudo más potente. Una voz, en definitiva, que combinaba lo mejor de las voces líricas (sin llegar a ser tan agresiva y desmesurada) con la tradición de los cantautores y de la canción popular más intimista. 
A medida que profundizaba la escucha de la voz de Sinatra, descubrí que esta había evolucionando con los años y me sorprendió comprobar las diferencias. Yo distingo tres etapas en su voz (teniendo en cuenta que las fronteras son difusas y que, a veces, se mezclan las diferentes técnicas).
Bing Crosby & Frank Sinatra

"Terciopelo" es la palabra que me viene a la cabeza cuando pienso en la primera etapa. La influencia de Bing Crosby es patente  en un sonido cálido, redondo. En el grave tenemos una voz suave y acogedora que al subir al agudo, se ensancha y se torna, prácticamente, lírica. Ahí vemos la influencia de  John Quinlan, un ex tenor del Metropolitan Opera de Nueva York, con el que Sinatra estudió 5 años (de manera intermitente, entre 1936 y 1941) y con el que co-escribió el método de canto "Tips on popular singing".
Esta versión de "Old man river" es muy ilustrativa de la voz de Sinatra en aquella época.



La segunda etapa es la que, generalizando, asocio yo con la voz de Sinatra y es la que se prolonga más en el tiempo. El terciopelo desaparece progresivamente y la voz se vuelve más impostada ya en el registro grave; pero una impostación pequeña, obteniéndose un sonido afilado. La voz mantiene sus propiedades intactas, pero el sonido no es "tan grande" y se concentra como en un haz.
Esta versión de "All the way" es un buen ejemplo, con su agudo final.




En la tercera etapa, la voz se "aclara". No es una cuestión de edad, como pudiera parecer al coincidir con el inicio de la senectud de Sinatra, sino una cuestión de técnica vocal. La voz es un instrumento que permite un gran abanico de posibilidades sonoras. Ligeras variaciones en la posición del velo del paladar, la laringe y la mandíbula producen asombrosos cambios en el color del sonido emitido. En esta etapa, la voz gana en "metal" (armónicos agudos), se concentra todavía más y se convierte, prácticamente,  en un rayo de luz. Actualmente, es mi "voz-Sinatra" preferida.
Aquí vemos a un septauagenario Sinatra bordando "Fly me to the moon".



Hay un asunto que tengo pendiente y es el de la clasificación de la voz de Sinatra. Habitualmente se le clasifica como barítono, pero yo tengo alguna reserva al respecto. El color oscuro no es motivo suficiente, pues hay bastantes tenores de voz oscura como el alemán Jonnas Kauffmann, mi profesor de canto, o yo mismo. Son otros aspectos técnicos de la voz, como el llamado pasaje**, los que me llevan a pensar que, tal vez, Sinatra fuera un tenor. También la relativa facilidad con la que alcanza el Fa, Sol y Sol#, incluso ( notas ya difíciles para un barítono), me hacen dudar.
Este es un tema bastante complicado, incluso para los mejores profesores de canto, así que no me voy a pronunciar. Solo pongo de manifiesto mis dudas.
En este vídeo se recoje el rango vocal de la voz de Sinatra.



Aquí el Sinatra más lírico cantando una canción napolitana.


 
Hoy han pasado ya unos cuantos años desde mi última clase de canto. Solo guardo buenos recuerdos de aquellos momentos, pero hay una frase de Alberto, mi profesor, que recuerdo con especial cariño. Decía, respecto a las voces emitidas con buena técnica y aludiendo al vibrato y al oído interno con que las percibimos los cantantes:
"Esa vibración te atrapa"
(léase con el entusiasmo y pasión de un cantante y maestro que ama su trabajo).

Efectivamente, las sensaciones físicas (y emocionales) del acto de cantar son indescriptibles. Desde el primer sonido bien emitido, esa vibración te va a acompañar el resto de tu vida. Cantar se convierte, prácticamente, en una necesidad.
Espero que estas líneas también les atrapen a ustedes en la escucha y apreciación de una de las mejores voces de la música popular (la mejor no existe, a mi parecer) y, por qué no, les animen también, a cantar y tomar algunas clases.
No se arrepentirán.


Manel Cano
Barcelona, octubre de 2015.


* El fiato, o la capacidad de fiato que tiene un cantante, es la posibilidad de dosificar adecuadamente el aire mientras se canta. Una buena capacidad de fiato permite sostener las notas o emitir toda una frase sin tener que tomar aire, sin por ello perder fuerza ni expresividad. Fiato es una voz italiana que significa literalmente "aliento". (Fuente: wikipedia)
** El pasaje, o la zona del pasaje, es una región dentro de la tesitura de la voz, en la que el sonido debe redirigirse para alcanzar las regiones agudas. Si no se efectúa, la voz no se emite correctamente y se lastima. En los barítonos el pasaje está entre las notas Si y Do y en los tenores entre el re y el Fa#. Yo escucho a Sinatra cantar el mi y hasta el Fa sin, aparentemente, haber pasado la voz.  Esta apreciación (si es correcta) clasificaría su voz, indefectiblemente, como la de un tenor.