miércoles, 29 de junio de 2016

Pequeña joya: One finger melody (1950)

Frank Sinatra, Londres (1950)
La recta final del contrato discográfico que unía a Frank Sinatra con Columbia, es decir, el canto del cisne antes de su resurgimiento en Capitol Records como Fénix de sus cenizas, contiene sin embargo numerosas grabaciones memorables, casi siempre, recurriendo al último sonido de la década de los cuarenta con pequeñas formaciones de orquesta y un reducido número de vocalistas realizando los coros.. Estamos hablando de 1950 y 1951 fundamentalmente. En no pocos temas, Sinatra, despojado casi por completo de acompañamiento instrumental, acomete algunas joyas, a menudo, poco conocidas. Es el caso del tema, por ejemplo, "There's something missing", "Don't cry Joe" o la versión balada de "Kisses and tears".  En ellas, la voz de Sinatra, perfecta y limpia, canta acompañado por un sutil piano y un coro reducido, brillantemente engranado,  que completan grabaciones perfectas.
Son canciones íntimas, dotadas de todo aquel encanto de las baladas de los cuarenta pero evolucionadas hacia el albor de una nueva época, los cincuenta, donde ya se intuyen los primeros rasgueos de guitarras roqueras mientras los antiguos crooners y los pequeños coros luchan por sobrevivir. Es el caso de la canción que nos ocupa.: "One finger melody", una sencilla balada de una belleza simpar. Su curioso título también se refiere a la sencillz de la canción pues explica que se puede tocar con un solo dedo sobre el piano.  Justo es el año 1950 cuando Frank Sinatra graba este tema compuesto por el compositor norteamericano Kermit Goell de carrera musical corta y espléndida vida como arqueólogo. Sinatra canta con un sencillo acompañamiento de piano y con el pequeño grupo vocal The Whipperwills, también de muy corta carrera musical. Muy poco conocida es esta actuación en que Sinatra canta el tema, en su especial televisivo para la Nochevieja de 1950 Sorprendente que cantara aquí "One finger melody" pues no volvió a hacerlo nunca más en directo, aunque todos podemos deleitarnos con su impecable grabación en estudio de este maravilloso y sencillo tema. Ya se sabe. A menudo, las cosas sencillas son las más bellas. Veamos entonces:

4 comentarios:

  1. Gracias Marcos, por compartir este bello tema y esta sensacional actuación de Frank. Los años finales con Columbia trajeron auténticas maravillas, clásicos absolutos en la discografía de Sinatra. Por poner dos ejemplos: "I'm a fool to want you" (1951), "The birth of the blues" (1952), o este tema que tú nos ofreces.
    Creo que las historias sobre la decadencia musical de Fank en este período son puras gaitas; sencillamente, el todopoderoso a&r de Columbia, Mitch Miller, no creía que Sinatra tuviera un lugar en la "revolución" de la música popular que él estaba gestando (y de la que provino el rock and roll, como tú señalas en el texto). Miller se encargó de ir marginando a Frank (por ejemplo, dándole temas absurdos para grabar, como el celebérrimo "Mama will bark"). Me gustaría haber visto la cara que se le puso a Miller cuando poco tiempo después, Frank volvía a los números uno de las listas con Capitol y Nelson Riddle.
    Gracias de nuevo por esta deliciosa aportación, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Joé Antonio por continuar converando en este blog. Lo que comentas es completamente cierto y a esta desidia de Mitch Miller con Sinatra yo le agrego la conspiración que tuvo lugar en Estados Unidos para cargarse la carrera de un tipo que había apoyado al comunismo y se había enfrentado al macartismo. Se decía aquello de "Sinatra es veneno para la taquilla" Tampoco en el cine le dejaban actuar...hasta que llegó "De aquí a la eternidad" Personalmente, creo que la voz de Sinatra entre los años 1950, 1951 y 1952, no tiene comparación. Luego llego Capitol y su voz seguía impecable...Pero es ya otra historia. Abrazos José Antonio.

      Eliminar
  2. Breve melodía con poca música y justo acompañamiento. Ideal para abrir el apetito de querer más canciones de Frankie.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo pienso, Ethan. Es sencilla pero es hermosa. Gracias por tus comentarios. Abrazos.

      Eliminar