jueves, 1 de octubre de 2015

Desmontando a Sinatra: El engaño en las redes sociales

Frank Sinatra en Montecarlo (1957)


A lo largo de la Historia, la humanidad nunca ha gozado de una herramienta de comunicación, difusión e información tan efectiva como internet. Una llave que, incluso, utilizada como método de aprendizaje resulta inmejorable, quebrando barreras lingüísticas y espaciales, dejando obsoletas todas las distancias. Pero un mal uso o una utilización irresponsable de esta herramienta, puede influir directamente en el proceso involutivo del ser humano, un proceso aterrador del que, lamentablemente, ya estamos obteniendo los primeros indicios. Ciertamente, numerosos han sido los errores del ser humano a lo largo de los siglos y otro más, si cabe dotado de una gravedad especial, sería hacer de la herramienta de internet un camino hacia la desinformación, la incultura, el desaprendizaje y la contemplación absorta e idiotizada de un ser humano que, a cada día que pasa, se asemeja más a un pedazo de carne con ojos. Y es que parece que en internet, todo vale. Además, de todo se dispone. Con un solo click, en bandeja se nos sirve todo el saber del mundo y esta afirmación sería igual que abogar por la Wikipedia como la enciclopedia más infalible que, entre otros dislates, predica algo así como que Frank Sinatra fue uno de los cantantes que versionaron la canción “Killing me softly” Un desvarío propio de quien no conoce o le da igual saber quién es el autor de una buena melodía. Desde luego, este proceso no me extraña, pues ¿quién puede reconocerse un melómano de la música actual? El reino del mal gusto campa a sus anchas y encuentra en las redes sociales su lugar más prolífico, su particular nicho de apogeo.

Podría haber titulado este artículo de muchas maneras. Precisamente, jugando con el origen y el impulso que me llevó a la escritura, podría haber sido “Mátame suavemente con la ignorancia”. De otro modo, refiriéndome a esos foros donde tomé parte en una bonita discusión sobre si era o no Frank Sinatra el que cantaba una canción, iba a titular “Redes antisociales” o bien “Cuando la red social se rompe” Definitivamente opté por “Desmontando a Frank Sinatra” porque efectivamente es el cantante al que dedicamos este blog, el blanco perfecto para aquellos que utilizan personajes trascendentales, en alguno u otro aspecto, de nuestra Historia para falsearla, sin ningún tipo de pudor ni remordimiento e incluso, sin reconocer el error, defendiendo la ignorancia a capa y espada, hasta límites insospechados. En las redes sociales y en internet lo más aconsejable es hablar, aunque no se sepa nada del tema. Es algo así como “Que hablen de ti, aunque sea mal. Pero que hablen”. Trasladaríamos este conocido consejo al ámbito que nos ocupa y sería “Habla, aunque sea mal. Aunque no tengas ni idea del tema que se está tratando, di lo primero que te venga a la cabeza. Sobretodo, no te quedes callado. El que no habla en las redes sociales, no existe” Esto supone otro desvarío.  Como el que, en una reunión, necesita imperiosamente tomar la palabra y decir algo, aunque sea una perogrullada. Mejor sería, sin duda, quedar callado, escuchar y aprender. Pero este proceso no está de moda en nuestro siglo XXI Es mejor hablar. Esta actitud es igualmente comparable a los niveles de lectura actuales. Si es demasiado largo, no lo voy a leer. ¿Para qué? Todo lo que no quepa en un tweet, no importa. Una vez más, twitter es una herramienta superflua que nos lleva hacia la apatía, hacia la negación de la lectura, hacia el gamberrismo, hacia la inmediatez absurda y sin sentido. Leer twitter es como leer solo los titulares de un periódico.“Twitter nos hace unos bocazas”, dijo en una ocasión Juan Carlos Monedero. Pero es que ser un bocazas (el bocazas absurdo, aquel que no dice nada y solo escupe sandeces), también está de moda. Y no solo en twitter.
 De esta manera llegaremos a uno de los artes que siempre han diferenciado al ser humano de los animales: La música. ¿Qué podemos decir del siglo XXI a este respecto? ¿Qué gran hallazgo musical ha habido en estos quince años de siglo? ¿De nuevo la informática? No. Los efectos electrónicos tuvieron su apogeo ya en la década de los ochenta del pasado siglo. Lamentablemente (y puede que se me tache de agorero o incluso de negativo) cualquier música compuesta en el siglo XXI ha valido la pena si su base está en los siglos anteriores. Es decir, entre las composiciones musicales del siglo XXI solo merecen atención aquellas que llevan un irremediable tufillo a siglo XX o anteriores. Es la moda que ahora se ha rebautizado como Vintage y que no es más que un intento fallido y falso de regreso al pasado, desde la mentira. Me gustaría explicarlo en dos palabras: Michael Bublé.

Michel Bublé, el imitador. Desastroso
Irremediablemente llegamos a Sinatra, blanco de pesadas chanzas internáuticas, malentendidos constantes y malversación de la Historia en pro de la desinformación y la ignorancia (entendiendo la historia musical como un bien público del que se apropian, algunas veces, los descuidados) Son numerosos los ejemplos que crispan los nervios de aquellos que se han sentido alguna vez atraídos por la voz de Frank Sinatra, como es el caso del que aquí escribe. Podemos ver en las redes sociales y en internet en general, diferentes disparates con el cantante como protagonista de desatinos provocados por la incultura musical general reinante. Partiendo de la idea por la que Frank Sinatra, estrictamente como vocalista, debe ser estudiado igual que se estudia el Réquiem de Mozart, el Canon de Pachelbel, el Bolero de Ravel. En este enlace podemos ver cómo se asegura que Frank Sinatra canta Somewhere beyond the sea, canción que nunca grabó. La versión, evidentemente, es la de Bobby Darin, la más conocida de todas. La voz de Bobby Darin, prodigiosa, es sin embargo totalmente diferente a la de Sinatra. Manejaba una gran amplitud de registro vocal también, incluso en notas más altas que Sinatra, ventaja que perdía en las notas graves. Pero la diferencia tonal es demasiado significativa como para confundir las dos voces. Aún con todo, compartieron incluso discográfica (Capitol Records) y creo que todos los amantes del swing echamos de menos un dúo entre Frank Sinatra y Bobby Darin.
 

Aquí dos portadas de Capitol. Sinatra elevó la discográfica a su máximo exponente en la década de los cincuenta. Darin llegó en la década siguiente aunque sus mejores grabaciones ya estaban hechas.


 La aberración llega casi a adquirir caracter de insulto cuando se confunde la versión que Perry Como grabó de Killing me softly con la voz de Sinatra. Lo podemos ver aquí. Lo cierto es que Como y Sinatra fueron amigos desde la juventud, identificados los dos con la tradición italiana que les precedía. Además, realizaron un interesante concierto en la Casa Blanca, en la década de los ochenta. Ocasionalmente, los videos de este concierto están disponibles en la red.
Frank Sinatra y Perry Como, en concierto en la Casa Blanca. A la guitarra, el incombustible Tony Mottola.
Estos "fakes" dejan paso al chiste o a la broma de mal gusto, cuando los imitadores entran en juego y así vemos el bochornoso "duelo" entre Freddy Mercury y Frank Sinatra. Penoso. Aquí. Errores, "fakes", engaños, en la red hay muchos y seguramente encontraremos nuevos ejemplos si rastreamos un poquito el nombre de Sinatra. Afortunadamente, no todo es así. También encontramos ciertas joyas que, muy de vez en cuándo, nos dejan, cuanto menos, sorprendidos o, mejor dicho, perplejos. Material inédito de Sinatra como esta grabación de ensayo, en lo que creo que pueden ser los estudios Capitol. Hay una cruda discusión sobre si es o no la voz de Sinatra la que escuchamos en la siguiente grabación. En mi opinión, no hay duda. El sonido de la voz corresponde a la del Sinatra de finales de la década de los cincuenta. La pronunciación, la inflexión de su voz, la manera de hablar a Nelson Riddle. Creo que se trata de una sesión en la que Frank, simplemente, calienta la voz y la canción cumple tan solo esa función. El ensayo de Sinatra concluye con un solo de saxofón y este sigue la misma melodía, lo que lleva a pesar que quizá se trate de un tema que iba a ser incluido en algún LP pero que, al final, se quedó sin grabar, por la razón que fuera. Y una curiosidad más. Los que conozcan el tema God's great Banana skin de Chris Rea verán similitudes entre esta y el tema que ensaya aquí Sinatra. En efecto, la melodía de ensayo corresponde con la melodía que acompaña a la frase "Don't you ever think no-one's better than you" en el tema de Rea. Sin embargo, las letras no corresponden. Ahora sí, escuchamos este ensayo inédito de Frank Sinatra (yo sigo apostando fuerte por que sí es su voz) y nos despedimos hasta el próximo post:




AÑADIDO NECESARIO: Antes de despedirme, creo necesario terminar este artículo sobre los "fakes" y los engaños en internet con una página que, una vez más, parte desde la más completa ignorancia y la desinformación (lo que el autor llama "investigación" es tan solo una sarta de invenciones y falsedades provinientes, seguramente, de su destartalado cerebro), coronándolo además con la falta de respeto y los insultos, muy utilizados siempre por aquellos que se saben en el error y desean mantenerse en él y lo que es peor, hacer de ese error, "su verdad". Sin dar más pábulo a una página que ni siquiera merece una visita, dejo aquí el enlace para que puedan comprobar cómo no se debe escribir en internet: Una auténtica vergüenza la perpetrada aquí por Juan Std. Gracias a Alejandro Muniz quien  me informó sobre la existencia de esta página.

5 comentarios:

  1. Crees que Michael Bublé, es un imitador de Sinatra? yo alguna vez lo he escuchado y me gusta.

    No tengo tus conocimientos sobre Sinatra, pero estoy segura que la voz de esa grabación es suya, es muy particular su voz y su manera de cantar, no creo que se le pueda imitar.

    ResponderEliminar
  2. Hola Arantza. En primer lugar, gracias por pasar un rato en este rincón y comentar. Respeto por supuesto todos los gustos musicales pero, lamentablemente, siento el deber de transmitir mi opinión sobre Michale Bublé, poco menos que un farsante. No solo intenta imitar a Frank Sinatra. También lo ha intentado con Elvis, Dean Martin o Bobby Darin. Los resultados son siempre los mismos. Una mala imitación. ¿Por qué gusta Bublé? (Y es muy lógico que guste) Porque intenta recuperar el sonido de los años cincuenta (incluso cuarente, en algunas ocasions) o sesenta y trasladarlo a nuestros días. Pero no lo consigue. Cojamos "Come fly with me". El arreglo que utiliza Bublé es el mismo que escribió Nelson Riddle en 1957. Esto ya me parece una vergüenza, un fracaso y una indecencia. Al menos, ya que te vas a servir de canciones que no has compuesto tú, cámbiales el arreglo. No intentes hacer lo mismo que Sinatra porque jamás podrás. Jamás podrás porque la orquesta de Nelson Riddle de 1957 dista mucho de la que acompaña ahora a Michale Bublé. No suen ni parecido., Parece todo una mala imitación. Sin energia, sin frecura, sin autenticidad. Me remito al párrafo en el que digo: "Es decir, entre las composiciones musicales del siglo XXI solo merecen atención aquellas que llevan un irremediable tufillo a siglo XX o anteriores" En este caso, el tufillo que desprende Bublé es de los años cuarenta, cincuenta y sesenta, en la mayoría de los casos. Pero es eso, un tufillo. Un "quiero y no puedo" lamentable. En mi opinión, Bublé debería grabar si quiere "Come fly with me" o incluso "New York, New York" o lo que le de la gana, pero haciéndolas en su estilo, con arreglos musicales nuevos, con orquestaciones novedosas.... Aunque para eso debería tener estilo propio, algo de lo que también carece. Pero Aranza, si te gusta Michael Bublé, escucha a Harry Connick Jr. Este sí que merece la pena y además, crea nuevos arreglos para las cancions y compone otras nuevas que, extrañamente, sí contienen toda la magia de los años cincuenta. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. En los orígenes de la Filosofía, los pensadores griegos llamaron "doxa" a toda la corriente de la opinión vulgar para la que "lo mismo vale como lo mismo y no lo mismo", como agudamente dijo uno de ellos para caracterizar la falta de rigor, de coherencia y de objeto propia de la simple charla que, como un ruido, acompaña incesantemente el acontecer humano. Ahora, esa "doxa" adquiere proporciones insondables por medio de internet, y es difícil hallar el lugar donde establecer un saber fundamentado (como el que buscaban los filósofos).
    Desde luego, no en el blog de ese señor que mencionas, que, entre otras inexactitudes, olvida mencionar el papel de Sinatra en los asesinatos de Carrero Blanco, de Elvis, de John Lennon, y en el triunfo de la revolución islámica de Jomeini en el Irán de 1979, hechos, que, como todo el mundo sabe, están fehacientemente comprobados.
    Una joya la grabación inédita que nos regalas. Yo también creo que es la voz de Sinatra. Me llama la atención eso de que vaya seguida de una interpretación en saxo de la melodía completa. ¿Sería para que le sirviera a Frank de guía para perfeccionar la entonación de la melodía en una sesión posterior (algo así como una "demo")?
    Una entrada magistral, como siempre, Marcos. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Poco que añadir a tu magnífico comentario José Antonio. Gracias de corazón por alimentar con tus certeras palabras este blog. En definitiva, es lo único importante. Compartir estas conversaciones. Me gusta mucho la ironía con la que has enfrentado la estupidez del blog del fantasioso y malintencionado Juan std. Y sí, creo que el saxofón podría tener la función que comentas en este ensayo. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu post, Marcos. Estoy en todo de acuerdo contigo. hay mucha basura insensata dando vueltas por internet. Y todo el mundo parece sentirse con autoridad para decir lo que le venga en ganas. Es así como la minoría de usuarios con un poco de sofisticación y un buen gusto musical vemos con horror que la humanidad vá directo hacia el infierno. Y lo que pasamos los sesenta nos damos cuenta de que cuando nuestra generación desaparezca, todo lo bueno de antes estará perdido. Internet es una herramienta formidable; lástima el uso que los imbéciles hacen de ella. coincido contigo en lo Michael Bublé. Hay un leve parecido en su apellido con lo que su "arte" representa para mí: Solo una burbuja,y como tal, perecedera. Francamente, el éxito que algunos artistas tienen --caso Vicentico y Calamaro en Argentina--, en mi entender no habla en favor de su talento, sinó en demérito del gusto del público, que es cada vez más ignorante y groseramente ordinario. Y lo que es peor, se endiosa vanamente a quienes no tienen nada de valor, convirtiéndolos en ídolos que deberían ir a trabajar a una cantera en lugar de empobrecer la música. Mira por dónde vengo a saber de tí; yo solo estaba buscando quién era el arreglador de "Come Fly With Me", porque tengo en casa una arreglo midi que me ha dado vertigo de ver lo bien copiado que está. Lo he pasado a mi software editor y lo he mejorado y no sabes lo bien que suena en audio. Es válido lo que dices de que hay que innovar y no apoyarse en los arreglos de otro, pero yo, cuando escucho algo como eso, me pongo "de la nuca", porque aprendo muchísimo. Y no hay nada que me guste tanto como arreglar música. En fín, que te admiro por lo que has escrito y veré de seguirte. Gracias y un gran abrazo desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar