lunes, 26 de enero de 2015

Hace 35 años Sinatra conquistó Maracaná

Una fotografía muy representativa de la visita de Frank Sinatra a Rio de Janeiro y a Maracaná, la catedral del fútbol. A su llegada, lo recibió Pelé. (1980)
Hace solo 35 años pero desde este siglo XXI ya nos cuesta imaginarlo. Es necesario viajar al pasado, justo a un día como hoy, pero a comienzos de la década de los ochenta. El veintiséis de enero de 1980, Frank Sinatra ofreció el concierto con mayor audiencia de su carrera y fue en el magnífico estadio de Maracaná donde conregó a 170.000 personas que quedaron asombradas ante el recital ofrecido por el cantante, batiendo el récord del concierto más multitudinario celebrado en un estadio al aire libre. Estuvo como nunca se le había visto antes, siempre bromeando con el público e interactuando constantemente. "Saltó" al escenario y fue corriendo de un lado a otro, exultante, saludando a los asistentes, de una manera mucho más cercana a lo que acostumbraba. ¿Frank Sinatra homenajeaba al fútbol y emulaba a los jugadores saltando al terreno de juego? Probablemente la respuesta está en el propio país de Brasil. Frank Sinatra parecía captar la esencia de sus gentes y contagiarse de ellas antes de ofrecer un concierto. Y no solo en la actitud. También en su repertorio. El cantante abrió el show de manera trepidante y contundente, con una canción especialmente dedicada a Brasil, con el tema The coffee song (They've got an awful lot of coffee in Brazil) que él mismo estrenara el año 1946, canción que no solía ofrecer nunca en directo, una rareza, todo un regalo para el público de Rio de Janeiro. Continuó con I've got the world on a string, At long last love y The lady is a tramp (que canta sosteniendo un ramo de flores lanzado por el público). La primera balada fue Someone to watch over me (Frank la canta, bajando del escenario, en un pasillo preparado para tal efecto y parece que la está interpretando entre el público) seguida de Something y The best is yet to come. Otra sorpresa para continuar el show, cantendo la canción incluida en la banda sonora de Pal Joey, Bewitched. Después atacó la magnífica Where or when y llegó My way. Durante el transcurso del "buque insignia" de Sinatra, como podremos ver en el video, un espontáneo salió al escenario para abrazarlo y este logró separarse a empujones, momentos en los que recordó su pasado como boxeador. Al final, todo quedó en anécdota aunque, según recuerda el guitarrista Al Viola, llegaron a temer por la integridad de Sinatra. Tras un speach, volvió a su repertorio con Strangers in the night, Let me try again, I've got you under my skin y The song is you (la misma versión, con el mismo arreglo que utilizó en el álbum Trilogy). En los bises, volvemos a la concesión para el público brasileño. Comenzó con la maravillosa Corcovado (Quiet nights of quiet stars) composición de Antonio Carlos Jobim que el publicó acogió de manera delirante (es destacable la parte del solo de un suave trombón). Continuó con un pletórica My kind of town (con una bonita introducción de piano acompañando a Sinatra), la balada April in Paris (tampoco muy corriente en directo), para terminar con New York, New York. Realmente el ánimo de Sinatra durante el concierto está muy condicionado por lo multitudinario de la audiencia y esto se deja notar con una actuación pletórica, con el cantante que, en ocasiones, parece desbordado por el entusiasmo y la emoción, pero esto le da un aspecto más fresco e improvisado a cada canción. Disfrutemos del concierto completo: 26 de enero de 1980. Rio de Janeiro. Maracaná.


Sinatra fue un hito en Brasil. Gracias a Globo TV hemos podido disfrutar el concierto complet, un recital que hizo historia.  
Entrada

Sinatra entregado a Maracaná o al revés...
Frank Sinatra también coincidió con el cantante brasileño Roberto Carlos, declarado admirador profundo del cantante italoamericano.
Frank Sinatra y Roberto Carlos
En 1980 Frank Sinatra había cumplido 40 años en el mundo del espectáculo y lo celebró actuando en Italia, Argentina y Brasil. Además, la gala de celebración de los cuarenta años en el espectáculo se celebró en el Caesars Palace de Las Vegas con una  fiesta filmada por la NBC que supuso una de las pocas apariciones en público de Cary Grant, actor admirado por el cantante. 
Cary Grant, Barbara Sinatra, Frank Sinatra y Dean Martin en la celebración
Aquí Cary Grant y Frank Sinatra, casi cuarenta años antes.
Frank Sinatra estuvo muy agradecido a Cary Grant por el gesto de acudir a la celebración de sus cuarenta años en el mundo del espectáculo y se lo hizo saber en esta carta. Así terminamos este repaso por el 1980 en la vida de Frank Sinatra.
Carta de Frank Sinatra a Cary Grant, del libro Frank Sinatra: El álbum (Global Rythm Press)

6 comentarios:

  1. Hola Marcos, excelente recuerdo de Frank en Maracaná.

    Te aporto que, el fan que se animò al escenario, fue "El Besuqueiro", quien en ese momento, se dedicaba a repetir su acción con las estrellas, pretendiendo besarlos, aunque corriera el riesgo de sufrir una paliza.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran anécdota, Silvia. La verdad, no tenía ni idea del "Besuqueiro". Gracias por la info. Y gracias por pasar, amiga. Abrazos!

      Eliminar
  2. No sé por qué no puedo ver el vídeo, pero me imagino a Frankie cantando My Way ante 170.000 personas y se me pone la piel de gallina.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Ethan, lo siento porque, de verdad, merece la pena. Lo he consultado y sigue disponible en Youtube. En fin, cosas de la tecnología punta, creo. Gracias por pasar.

      Eliminar
  3. ¡Vaya baño de masas que se dio Francis en Maracaná! No me extraña que ya hacia el final dijera al público que ese era el momento más emocionante de toda su carrera profesional. ¡Y ese público lleno de gente joven! Es, realmente, un reconocimiento del pueblo brasileño a la contribución de Sinatra al mundo del arte.
    Las que más me han gustado han sido "Where or when", "Quiet night of quiet stars" y "April in Paris". Lo único que no entiendo es por qué no interpretó más canciones de las que grabó con A. C. Jobim: ¿qué mejor oportunidad? ¿Te imaginas, Marcos, a Frank cerrando el concierto con "la chica de Ipanema", allí, justamente, en Río? Hubiera sido demoledor...
    Muchísimas gracias por compartir este evento histórico.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, una de mis favoritas también es "Where or when", una gran versión. Yo tampoco lo entiendo porque además, no es un repertorio usual el que ofrece en Río y ese "The coffee song" para comezar es una concesión inaudita. Y sí, hubiera quedado muy adecuado un "Garota de Ipanema" Además con Tony Mottola a la guitarra la interpretaría en varias ocasiones y además durante la década de los ochenta. Gracias a ti José Antonio. Abrazos.

    ResponderEliminar