sábado, 7 de mayo de 2011

Frank Sinatra y la Mafia. Capítulo 2: Sam Giancana y JFK. El día que Sinatra salvó su vida.

John Fitzgerald Kennedy y Frank Sinatra en una de sus innumerables juergas
Sam Momo Giancana, capo del hampa en Chicago

Los detalles más escabrosos entre la relación de Frank Sinatra y la Mafia tuvieron lugar durante la candidatura y posterior elección de John Fitzgerald Kennedy como presidente de los Estados Unidos y los contactos con el capo Sam Momo Giancana. En primer lugar, ¿Quién era Giancana y por qué Sinatra lo conocía?. Sam Giancana, además de varios intereses en negocios sucios del país, controlaba las actividades del hampa en Chicago (protección, extorsión, apuestas, lotería clandestina) y tenía intereses financieros en los hoteles Riviera, Desert Inn y Stardust de Las Vegas. A los veinte años ya era sospechoso de tres asesinatos aunque recaló en prisión por robo, mientras que en 1960 había ordenado ya más de seiscientos asesinatos. Sus rasgos antisociales y su personalidad psicopática le libraron del servicio militar. Pues bien, este angelito y Frank Sinatra se conocieron en el Hotel Fontainebleau de Miami pues el cantante tenía que actuar allí y el capo acompañaba a su novia, Phyllis McGuire componente del grupo McGuire Sisters. Pronto los dos italoamericanos hicieron buenas migas, como no cabía esperar de otra manera y Giancana estuvo ayudando a Sinatra durante su época más aciaga, brindándole la oportunidad de trabajar en sus clubes nocturnos cuando nadie le contrataba. 
 Pero cuando Frank ni siquiera lo esperaba, Sam Giancana volvió a cruzarse en su destino. Durante la "campaña" de Sinatra para que JFK fuera elegido presidente de los Estados Unidos el propio Sinatra concertó una cita entre Joe Kennedy (padre de John) y el vicepresidente del sindicato de camioneros Harold J. Gibbons. Pero el encuentro, dispuesto para conseguir votos del sindicato de camioneros, fue poco o nada fructífero por lo que Joe Kennedy pidió a Frank Sinatra que hablara con Giancana para que éste contribuyera a conseguir votos en favor de su hijo en la zona de Virginia Occidental donde John debía ganar las primarias para conseguir la nominación demócrata. En esta zona de Virginia, el sentimiento anticatólico era muy fuerte por lo cual era el lugar más difícil para conseguir esos votos. Sinatra en un principio se mostró reacio pues no quería ser considerado tan influyente en un capo como Giancana pero no quiso desaprovechar la oportunidad para hacer un favor a los Kennedy y accedió. Durante una partida de golf Frank le comentó a Sam el problema. Giancana envió a Paul skynny D'Amato (propietario del 500 Club de Atlantic City) a Virginia Occidental como favor personal a Frank. D'Amato utilizó su influencia con lo sheriff que apostaban ilegalmente en el condado de Greenbrian para animar a los mineros del carbón para que votaran la candidatura de Kennedy. Los resultados de las primarias en la zona de Virginia Occidental fueron de 120.000 votos para JFK. Giancana nunca permitió que Sinatra y Kennedy olvidaran ese favor. Así pues Sam Giancana contribuyó de manera determinante en el camino de JFK hacia la Casa Blanca y también donó durante la campaña fondos de pensiones del sindicato de camioneros. Pero no llegó solo hasta ahí el grado de complicidad entre Giancana, Sinatra y JFK. En palabras de Peter Lawford: "Aunque ahora suene terrible, por aquel entonces era divertido y es que Frank Sinatra era el proxeneta de JFK". Y no le falta razón a Peter Lawford pues fue innumerable el número de mujeres que Sinatra presentó a John F Kennedy. Una de ellas, Judith Campbell, que también había sido novia de Giancana, incluso llegó a quedar embarazada de JFK. Un embarazo que terminó en aborto. Después llegaría el escándolo con Marilyn Monroe pero esa es otra historia.

Judith Campbell Exner, novia de JFK y Sam Giancana a la vez
 Sinatra y JFK  en un momento de complicidad

Pero lamentablemente para Sam Giancana todas sus aspiraciones políticas (las suyas y las de Sinatra) terminaron cuando John Fitzgerald Kennedy llegó a la Casa Blanca y olvidando todo lo que el capo había realizado por su carrera, nombró a su hermano Bobby Fiscal General con la única premisa de terminar de raíz con el crimen organizado que, por otro lado, dominaba el país. De la misma manera el nuevo presidente de Estados Unidos intentó distanciarse levemente de Sinatra aunque siguiera invitándolo a todas las fiestas. El Fiscal General elaboró una lista de "presuntos mafiosos" en la que por supuesto se encontraba Sam Giancana, así como Johnny Rosselli, dos amigos cercanos a Sinatra.
Cena de gala en la Casa Blanca
Para la fotografía, una sonrisa, aunque Jackie Kennedy nunca soportó a Frank
Frank Sinatra, JFK y Peter Lawford
A Sam Giancana no le hizo demasiada gracia que el nuevo presidente de los Estados Unidos no tuviera memoria para recordar quién le ayudó en el pasado, quién consiguió esos 120.000 votos en Virginia Occidental...
Sam Giancana, hecho una furia, habló con Sinatra para que éste, a su vez, hablara con Kennedy y le aconsejara que detuviese la investigación contra el crimen organizado. Sinatra, que estaba muy complacido acudiendo a las fiestas de la Casa Blanca, dejó plantado a Giancana y desobedeció sus órdenes. A partir de ese momento Sam Momo Giancana, haciendo honor a su fama y sintiéndose totalmente traicionado, decidió asesinar a Sinatra o, al menos, cortarle las cuerdas vocales para privarle de su más preciado don (curiosamente Sinatra sufrió esta amenaza también en una de sus películas). Según cuenta Paul D'Amato estaba todo preparado para el atentado contra la vida de Sinatra cuando la misma noche en que se debía producir el asesinato Sam Giancana le telefoneó para decirle: "Déjalo Paul. Sería un crimen contra el mundo callar esta voz. No me lo perdonaría jamás" Acto seguido Giancana puso el auricular frente a su equipo de música en el que estaba sonando Where are you? cantada por Frank Sinatra.
Sinatra y JFK en uno de los muchos eventos que compartieron
Frank Sinatra, Peter Lawford y Bobby Kennedy en uno de los numerosos actos que el Rat Pack, rebautizado como Jack Pack, realizó para la campaña.
En la fotografía Sam Giancana (a la derecha) con Phyllis McGuire en sus rodillas
Sam Giancana detenido. Así acabó la historia, afortunadamente para Sinatra

25 comentarios:

  1. Una entrada magnífica, Marcos, y como siempre, me fascina tu selección fotográfica. Ya tomaré presetada alguna cuando prepare en su momento un especial JFK. Ah, y está atento, que en breve colgaré un nuevo pirata. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, no paras de ofrecernos sorpresas, Javier. Deseando estoy de descubrir ese nuevo pirata. Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Menudos angelitos! Muy intreresante, Marcos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Elvira!. Ángeles del infierno, se podría decir jejeje. Besos y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  5. El viejo Joe no era ningún santito .
    De dónde salió su fortuna ?
    Otra historia interesante .
    Besos Marcos .

    ResponderEliminar
  6. Había hecho un comentario y no me lo valió.

    Decía que siempre fui fan de Frank Sinatra. Me fascinaba su voz su personalidad y todo él. Había oído hablar sobre su relación con la mafía y pensé que esta relación venía a través de Alcapone. Una información muy interesante la que nos dejas.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Aprendiendo en tu blog... De nuevo me quito el sombrero, Marcos, por la manera que tienes de contarnos esta faceta de Sinatra. Vaya historia, sabía de su relación con Kennedy pero no que llegara a tanto. Y mira, le salvó su voz... Genial también el tema que has elegido para ilustrar esta historia, Nino Rota es una debilidad para mi. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Excelente documento, Marcos. Ya se ve lo que aparece cuando escarbas en la política. Entre los cubanos exilados en Miami, la CIA y la mafia, JFK tenía todas la papeletas para encontrarse con su propia leyenda en Dallas. Las “High Hopes”, la canción de Sinatra que ganó el Oscar y que sirvió como himno de campaña de Kennedy, fueron para los enemigos del presidente “esperanzas defraudadas”; de ahí a la teoría de la bala mágica sólo un paso.
    Voy engordando mi archivo sobre La Voz con tus informaciones. Gracias miles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, esa sería otra buena historia para abordar Dafne. Además fue Joe le que conectó a Sinatra de manera definitiva con los Kennedy. Besos.

    Hola Pluma roja. Yo creo que lo de Al Capone es pura invención, más que nada por las fechas. No pudieron coincidir, al menos, en la época en que Sinatra era tan "influyente". Gracias por pasar Pluma roja.

    Hola Clementine. La verdad es que la anécdota con la canción "Where are you?" es estupenda. Gracias por tus amables palabras. Besos.

    Muy bueno tu comentario, Juan. "High hopes" fue el himno más extendido del "Jack Pack", el Rat Pack rebautizado. Nunca entenderé la manía de sinatra por entrar en la política y en la Casa Blanca pero supongo que será por ambición. No tenía límites. Abrazos y mil gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  10. Me encantó la entrada Marcos, muy documentada y muy bien relatada.
    Sabía de la relación entre Frank y Kennedy pero no imaginaba cual era el interés por parte del Presidente de los Estados Unidos. Ya ves, los intereses particulares mueven montañas.
    Me gustó conocer la verdad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Interesantísimo, y muy muy bien contado. De todos modos, menuda cuadrilla, un mafioso, un semi-mafioso, un político católico (doblemente hipócrita y falso, por tanto) y su padre, un antiguo filonazi (junto con el abuelo Bush). Vamos, que con gente así, la historia tenía que acabar con fiambres, seguro.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Es apasionante entrar en los entresijos de es relación entre la vida política de Kennedy y Sinatra. Cuando salió a la luz fue decepcionante para muchos seguidores del presidente. Besos Pricnesa.

    Hola Alfredo. Muchas gracias, me alegra que te haya resultado así. Es verdad, habían nacido para juntarse... Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Marcos! Vaya toalla! He disfrutado leyendo el post, se nota que te conoces bien al personaje. He quedado impactado con el fragmento en que Giancana da marcha atrás con lo de la extirpación de cuerdas vocales, que suerte tuvimos todos. Creo que el tipo de vida que llevaba Sinatra era lo que le hacía ser especial como no hubo otros en su tiempo.

    Un abrazo Marcos.

    P.S. por cierto cual es la fuente bibliográfica en la que te inspiras? lo digo porque hace tiempo que quiero comprarme alguna buena biografía de Frank y me gustaría que me recomendaras alguna. Si es en inglés no problem. Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Hola Worc. Ante todo muchas gracias por tu espléndido comentario y por la atención que dedicas a cada entrada. sí, tuvimos mucha suerte de que Giancana estuviera escuchando aquella noche "Where are you?" en compañía femenina, según indican otras fuentes. El libro en el que baso este texto es "Sinatra" de J. Randy Taraborrelli (Ed. Grupo Zeta) Pero si tuviera que recomendar un buen libro de Sinatra además de este sería "Rat Pack. Viviendo a su manera" del señor Javier Márquez Sánchez (Ed. Almuzara) al que tengo el honor de tener como comentarista de este blog y que, por cierto, acaba de abrir el blog viviendoasumanera.blogspot.com También te recomiendo "El sonido de Sinatra" de Charles L. Granata (Ed. Alba), aunque este trata más sobre las sesiones de grabación de Sinatra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Marcos! Mis comentarios sólo reflejan la calidad de tus posts. Muchas gracias por las recomendaciones, ya te diré cosas cuando adquiera alguna de las joyitas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Sí sí..¡ aqui podria aplicarse aquello de.: "Dios los cria y..la mafia los junta".. ! ¡ Qué perlas..! Después de todo el que se libró fué Frank ! seguramente por su magnífica voz..porque los Kennedy cayeron como móscas!!
    No salgo de mi asombro sobre tu conocimiento biográfico.¡ Un gusto enterarnos de todos éstos lios aunque averguenzan un poco, gentes tan relevantes y tan amorales..:-(
    Un beso y felicidades nuevamente, Marcos :-)

    ResponderEliminar
  17. Es una pena lo que hay escondido debajo de cada personalidad del siglo XX. Pocos se libran, Abril. Por eso siempre prefiero hablar del terreno musical en cuanto a todo lo que rodea a Frank Sinatra. Muchas gracias. Besos!

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que detrás de cada personalidad política de la historia de Estados Unidos siempore hay mucho que ocultar y Kennedy no fue ninguna excepción. Gracias por pasar Abril. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Enhorabuena por esta entrada, me parece buenísima.

    ResponderEliminar
  20. Gracias fnog. Me alegro que te haya gustado. Pasa por este blog siempre que quieras, quedas invitado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Me fascina enterarme de datos como los expuestos

    ResponderEliminar
  22. Aun asi, no puedo dejar de admirar aJFK y a "la voz"

    ResponderEliminar
  23. Aun asi, no puedo dejar de admirar aJFK y a "la voz"

    ResponderEliminar
  24. Me fascina enterarme de datos como los expuestos

    ResponderEliminar